El Simbolismo de la Serpiente en la Poesía Mexicana

Víctor Toledo

La serpiente representa el renacimiento (la inmortalidad) y el viaje al inframundo, ciclo cósmico órfico, en tanto rayo celeste y animal que inverna bajo la tierra. El símbolo, como la palabra, y sus mitos, fundan la realidad y ésta es verdadera, cósmica, universal.

La serpiente emplumada es la religión tolteca (de los sabios): la serpiente (la Tierra) a través de la estética-ética indisoluble del verdadero arte, sentido trascendente de la vida, hace brotar sus alas: así el poeta alcanza la divinidad. La tierra eleva su condición terrestre: se vuelve el cielo.

Víctor Toledo, reconocido poeta mexicano, reflexiona en este libro sobre el símbolo esencial de la poesía y la identidad mexicana: el dragón o la serpiente emplumada (Quetzalcóatl) , lo hace desde la poética y la simbología a partir de poemas esenciales de la basta y riquísima lírica mexicana.

Con la acostumbrada prosa veloz y docta, el poeta Víctor Toledo recorre las principales voces de la poesía de su país. México se nos abre entonces en su poderosa elocuencia que llega del náhuatl, el barroco de la gran guadalupana Sor Juana Inés de la Cruz, la poesía exquisita de Xavier Villaurrutia, Pellicer, Octavio Paz… por nombrar unos pocos de los aquí citados.

Aves, Flores y Serpientes riegan la historia política del poderoso México, su arrolladora capacidad de recrearse asombrar con paradojas y traiciones. Monumental creación, la poesía mexicana así recorrida nos revela mucho de nuestro mundo de hoy.

Génesis

de Edith Covensky

Traducción del hebreo por
Luisa Futoransky & Marta Teitelbaum

Génesis

Recojo estrellas

Como palabras que ruedan

Con el beneplácito de la noche

La memoria del viento

Una estancia musical

Y una niña riente

Frente a la querella de las cosas

En el rumor de la jornada

La luna llena de Jerusalén

Y la nostalgia atrapada

En la red de un tiempo como éste.

Para qué me sirve

La santidad

Y las visiones

Y las cosas que se deslizan con mi firma

En una crónica otoñal

Profunda oscuridad

Mar pleno

Y un pájaro que separa las aguas.

Margot, la prostituta que leyó a Bakunin

Andrés Bohoslavsky con prólogo de Sergio Rigazio

El  río de mi padre

Hace poco estuve en el río, ancho y furioso

leyendo y tomando cerveza

en la otra orilla, un viejo con su caña de bambú

esperaba atrapar algún pez

y pensé en mi padre y en mí pescando juntos

si hubiéramos tenido tiempo, si esa ráfaga de muerte

no hubiese existido

luego, cuando volví caminando, me pareció verlo

apuré el paso, pero algo sucedió

lo vi correr y desaparecer en una esquina

ahora escribo sobre mi padre y sobre mí

y lo que pienso sobre ambos, lo que hubiéramos hecho

esas cosas entre padre e hijo

por la noche, reabrí el libro para continuar con la lectura

que había postergado aquella tarde en el río

el siguiente relato era un cuento breve

de un tipo que pescaba en una orilla y su hijo en la otra.

del Prólogo por Sergio Rigazio:

Salvo que seas poeta, las palabras no significan nada, dice Margot -y ahí nomás ya todo es bruma en las calles de la Tristeza y en los boulevares de la noche sin tiempo vagan Cristos, prostitutas que leyeron a Bakunin, pianistas de cabarets de puertos y astro-nautas que saben que nunca habrá poetas en la Luna. (continúa)

Los caballos de Paradjanov~Denis Donikian

Serguei Paradjanov, un artista desbordante. Identidad, la poesía y el cine, en el marco complejo: libertad en una ecuación adversa. “Desde una lírica volcánica, desde una fruición que busca trastocar lo establecido, asistimos a la tensión de esa lucha entre el Impperio y el Espíritu” … “llámese ese linde de Europa que pone en entredicho al propio imperio europeo” dice Ana Arzoumanian que traduce del francés junto a Cristina Bourette. / 2018/

Memorias del Coro Universitario de Córdoba~ Norma Basso

Norma Basso reunió, en este libro, la rica experiencia de este Coro Universitario que dirigió durante los exigentes y poderosos años previos a la dictadura. La música, las voces, los viajes y las historias que se develan aquí son una parte indispensable de la cultura argentina, siempre en zozobra y rica búsqueda.

Col. La Reunión~Pibe de ciudad~

Esta vez, Margalit Mendelson traduce del hebreo historias de un muchacho en la puerta de la adolescencia. Crecer es la palabra clave. Con hermosas ilustraciones y espíritu invitante.

Colección La Reunión~ Una Mujer~Yitzchak Mayer

Una mujer. Una de tantas. Heroína de guerra a su pesar.

Pero lo pudo contar. Deambuló venciendo un obstáculo tras otro a fuerza de decisión, embarazada y llevando de la mano a sus dos pequeños hijos. Sin perspectiva de elección, pero movida por un único objetivo vital de sobrevivencia, no siempre supo valorar en el camino a quien le tendió una mano, y fueron muchos. Apaleada por los acontecimientos, descubrió a sus hijos y se descubrió a sí misma en facetas insospechadas.

 Su hijo mayor, un niño con los sentidos puestos en interpretarlo todo,  fue su voz. Entonces y hasta hoy.

Es él quien escribe desde el sentir de su madre cartas a su marido-padre que incluyen la perspectiva del tiempo. Con sencillez, con admiración,  con honestidad, con sensibilidad infinita.

M.M.

Yitzchak Mayer  llegó a Israel en 1946 con su madre y sus hermanos. Estudió Literatura y Educación en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Destacado hombre de letras y de educación detentó cargos de gran proyección e influencia. Luego fue Cónsul israelí en Canadá y Embajador en Bélgica y en Suiza.

Cementerios: LA RABIA MUDA

Denise Desautels, destacada poeta nacida en Montreal, merecedora de los mayores galardones y traducida a varios idiomas. Muy habitualmente la convoca el diálogo con la plástica, como en el caso de este libro, fechado en 1995, y relacionado con la fotografía de Monique Bertrand.

El teatro y la caída


Terminamos siempre por hacernos a la idea del fin o de lo
inconcluso. De lo irresoluto, en suma. Peor aún, mal que
nos pese participamos en la caída de lo que difícilmente
podría llegar a ser algo más que un boceto. El catalizador
de su caída. Día a día, el boceto cambia, se altera delicadamente y como si nada fuera se le da un empujoncito, casi sin siquiera darse cuenta. Supongo que tenemos la costumbre de cerrar los ojos. Crecimos con la palabra impureza.
No se trata de una intuición filosófica o matemática ni
de una simple reacción química. Lo sabemos. El cuerpo se
expone, día a día se compromete. De una emoción a otra,
sus ángulos torpes

(fragmento)

El Ansia

Dos poemas, de la sección desierto

foto de Natalia Leiderman: Graciela Perosio frente al público

… “sul tappeto di vento del Sahara
Salone di belleza della notte, tutte le stelle appese.”*

Erri De Luca: Solo andata.)


el viento de la historia
tapete volador
que nos remonta
ardidos de añoranza
sin más patria que aire
esculpido de recuerdos
y manos surcadas
por rastros de creencias
granos de arena
de una clepsidra rota

cuando desaparezcan las coordenadas
y no haya mapa alguno
ni prevalezca un sentido de orientación
porque no podamos distinguir
arriba de abajo
acaso…
¿no será esa la señal –precisamente

de que comenzamos a entender?